fbpx

Si hay un local con historia en Lavapiés es ¨EL ESTANCO DE LAVAPIÉS¨, situado en la calle Lavapiés núm. 41 de Madrid.  Os cuento los motivos del porqué lleva en nuestro barrio más de 40 años.  

En el año 1968 Ángel y su mujer vienen a Madrid y alquilan el local en la calle Lavapiés, 41 de Madrid con la credencial.  El establecimiento lo dirigía una señora mayor que ya no quería continuar y a los hijos de ésta no les apetecía seguir con el negocio del tabaco.

Los comienzos fueron muy duros debido a la poca liquidez que tenían en ese momento. Pero poco a poco, con trabajo duro y ayuda de otros estancos de la zona, Ángel y su mujer fueron cogiendo clientela y comienzan a resurgir. El negocio comenzaba a mejorar mientras que sus hijos pequeños correteaban por el estanco como si de un parque de recreo se tratase.  

Los años 80 fueron años duros por la situación del barrio de Lavapiés debido a la problemática de la droga, pero siempre tuvieron clientela y pudieron continuar, seguramente, por la importancia que le dan al trato agradable y amable que tienen con las personas a las que atienden.

Hace años era un barrio en el que la gente fumaba puros. Así que , construyeron una cava especialmente para la conservación de los puros. Ahora los tiempos han cambiado y ya no existe el fumador de puros, de modo que, las cavas se utilizan para el tabaco de liar, para que se conserve fresco y en óptimas condiciones. Disponen de dos cavas, la primera para el tabaco recién llegado y una segunda para el tabaco de venta al público. El cliente lo agradece porque es un tabaco húmedo, un tabaco con garantía.

Sebastián y Carmen continúan con el negocio familiar. Hablando con ella recuerdo cuando en FICASA íbamos a comprar el papel timbrado para los contratos de alquiler. Nos cuenta que todavía lo tienen y que conservan , aún con añoranza, letras de cambio y sellos para el endoso de tolones.

Los tiempos han cambiado pero las personas que llevan estos negocios de barrio por suerte no cambian. Valoran el trato con las personas, darles un buen servicio y tener siempre una sonrisa un trato amable y agradable. Dan importancia a la conciliación familiar de las personas que trabajan con ellos. Dicho de palabras de Carmen: “Si yo no quiero estar, ¿por qué le voy a hacer estar al resto?”. Fomentan el comercio de proximidad, el comercio de barrio y que no se pierda la esencia de Lavapiés, porque muchas personas que tienen negocio aquí han nacido, se han criado y siguen viviendo en el barrio.

EL ESTANCO DE LAVAPIES

Expendeduría 28

c/ Lavapiés, 41 de Madrid.

28012 Madrid.

www.estancolavapies.com