fbpx

Para muchos en el número 37 de la calle Ave María se hacen las tapas más ricas. Perfectas para acompañarlas con vermut Petroni o cualquier otro de los 13 tipos que ofrecen.  Los clientes no dudan en halagar la atención, la decoración y los precios de este bar, que sin dudas planea coronarse como el mejor de Lavapiés! Esta semana nos fuimos a La Inquilina, y ya por el nombre (que mucho tiene que ver con nuestro oficio) nos encanta!

Casualmente el nombre surgió en los inicios del proyecto. Miguel Ángel Domínguez y su esposa rentaron un local en el año 2000 con la idea de dedicarse a la hostelería. El local  había sido durante mucho tiempo una tienda de mueble y tuvieron que llevarse a cabo numerosas obras para acondicionarlo.  Su esposa, preocupada por la comunidad de vecinos solía dejar un cartel en el portal de la finca que advertía:

“Estamos de obra en el local. Disculpen las molestias.

                                                       Firmado: Los inquilinos.”

De tanto escribirlo al final se quedó bautizado como La Inquilina!

Miguel Ángel nació en Lavapiés y siempre ha trabajado en el barrio. Emprendedor nato, primero tuvo una peluquería en calle Olivar y hace 17 años cambió la línea de negocio. Hoy se siente muy satisfecho con su bar y con los cambios que la localidad vive en estos tiempos. –Lavapiés comienza a mejorar mucho y eso atrae clientela- comenta mientras sigue preparando unas apetitosas tapas que se pueden degustar a partir de 1,50€.

Abren todos los días desde  las 11:00 hasta la 1:00 y están especializadas en tapas frías, ensaladas y raciones a base conservas provenientes de las Azores o Bretaña.  No hace falta pagar mucho para saborear platos gourmets, lo importante es la calidad de los productos y cocinar con corazón. Difícil no quedar seducidos por la propuesta de La INQUILINA!

 

por evelina_de_medici/Angelika Rojo