fbpx

A pesar de muchas restricciones y por ser segundo año consecutivo, deseamos vivir la Semana Santa aunque sea desde los balcones o sentir la emoción de los cantos a distancia.

Unos prefieren reunirse con sus familiares(los que puedan) , otros por videollamada, otros verlo por la televisión…Pero vamos a recordar como es la organización en tiempos de ¨Normalidad¨ y desearlo al siguiente año , en este caso en nuestro querido centro, Madrid.

De Domingo de Ramos al Domingo de Resurrección miles de personas se acercan a la ciudad para asistir a las distintas procesiones que recorren las calles de Madrid. El ambiente creado por el redoblar de los tambores y trompetas y la vistosidad de los coloridos trajes de los cofrades es una de las señas de identidad de la Semana Santa en España.

Madrid conmemora intensamente la pasión y muerte de Jesucristo, no sólo en la exaltación de su devoción, sino en la celebración de otros actos culturales paralelos. Mientras iglesias y basílicas programan conciertos de música sacra, las distintas cofradías salen a la calle con los pasos que llevan preparando durante todo el año y los mejores restaurantes y pastelerías de la ciudad añaden a sus cartas platos típicos de Semana Santa con un toque castizo.

Procesiones

En Semana Santa, las delicadas imágenes que durante el resto del año se hospedan en las distintas basílicas e iglesias son adornadas con numerosos cirios, flores y ricos mantos bordados para salir en procesión por lugares tan representativos como el Paseo del Prado, la calle Alcalá o la Plaza Mayor. A lo largo de todo su recorrido van acompañadas de decenas de nazarenos y portadas por costaleros de las distintas cofradías.

En cuanto a las procesiones más importantes celebradas en Domingo de Ramos, hay que destacar, respectivamente, la de Nuestro Padre Jesús del Amor (La Borriquita) y el paso del Santísimo Cristo de la Fe y el Perdón (Los estudiantes) y el Miércoles Santo la procesión de Nuestro Padre Jesús de la Salud y María Santísima de las Antiguas (Los Gitanos).

¡Así que con prudencia!, pero DISFRUTEMOS de esta semana de descanso. Gracias.